previsiones inmobiliarias 2019

Qué hacer antes de fin de año para ahorrar algunos impuestos

El 2019 va llegando a su fin y también la posibilidad de poder ahorrarte algunos euros en la declaración de la Renta. Y es que, aunque parezca imposible, todavía quedan algunas opciones con las que deducir impuestos antes de que acabe el año. 

En City10 agencia inmobiliaria te proponemos algunas de ellas para que empieces 2020 beneficiándote.

1.- Por la venta de una vivienda

Para quienes vendieran su casa este año, las ganancias obtenidas tributarán en la próxima declaración de la Renta, en función de su cuantía, entre el 19% y el 23%. No obstante, si se reinvierte total o parcialmente el importe en otra vivienda de carácter habitual será posible neutralizar este pago.

2.- Por la compra de una vivienda

Como recomiendan los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), quienes compraron su vivienda habitual o realizaron algún pago para su construcción antes del 1 de enero de 2013, seguirán disfrutando de su derecho a la desgravación, siempre y cuando hayan tenido deducciones por dicha vivienda en 2012 o años anteriores. De esta manera, se pueden deducir hasta el 15% de las cantidades invertidas, con un límite de inversión de 9.040 euros. 

Teniendo en cuenta esto, se podría realizar un pago adicional -de 4.753 euros de media- para amortizar la hipoteca antes de que finalice el año para reducir la factura fiscal en 713 euros. En el caso de jóvenes hasta 30 años y familias numerosas el 23% con el límite máximo de 1.955 euros.

3.- Ganancias exentas en los mayores de 65 años 

Están exentas las ganancias obtenidas por la venta de la vivienda habitual por los contribuyentes mayores de 65 años o por personas dependientes severos o de grandes dependientes. 

Sobre los llamados coeficientes de abatimiento, que permiten disminuir parte de las plusvalías en las ventas de bienes no relacionados con actividades económicas y adquiridos antes del 31 de diciembre de 1994, se aplican sólo hasta un importe de 400.000 euros y a la parte proporcional de la ganancia obtenida hasta el 20 de enero de 2006, que puede quedar libre de tributación. 

Estas medidas implican que cuando la compra se produjo hace unos años, sobre todo posteriores a 1995, y cuanto mayor sea la ganancia patrimonial, más interesante será procurar eximirla de tributación, siempre que se pueda encuadrar en alguno de los supuestos señalados.

4.- Compensar las pérdidas con ganancias

El final de año es un buen momento para hacer cuentas y compensar las pérdidas generadas por un fondo de inversión, acciones o derivados financieros con las ganancias patrimoniales obtenidas. Es importante destacar que la reforma fiscal ha eliminado los compartimentos estancos para compensar rendimientos de capital mobiliario con ganancias y pérdidas patrimoniales, es decir, a partir de 2015 se permite que el saldo negativo de ganancias y pérdidas patrimoniales se compensen con el saldo positivo de los rendimientos del capital mobiliario y viceversa. El porcentaje de compensación estatal será de un 25%. 

De forma paralela, existe un régimen opcional de tributación, bien el que derive del cálculo de la ganancia patrimonial o bien un gravamen especial del 3% del valor de transmisión de valores hasta 10.000 euros en cada ejercicio para el conjunto de valores transmitidos.

Por tanto, si hubiese un rendimiento de capital mobiliario positivo sería recomendable estudiar la materialización de las pérdidas en venta de acciones y otros productos patrimoniales. Y si hubiera ganancias patrimoniales convendría compensarlas con el saldo negativo de rendimientos negativos de capital mobiliario.

6.- Planificar la venta de acciones

Los contribuyentes que prevean que sus rendimientos netos del trabajo serán inferiores a 16.825 euros (antes de 2019, 14.450 euros) deben vigilar, en la medida de lo posible, que no haya rentas de otro tipo, como por ejemplo ganancias patrimoniales por venta de acciones o rentas por alquileres de inmuebles, superiores a 6.500 euros, ya que en dicho caso perderían la reducción por rentas del trabajo de 5.565 euros para rentas del trabajo inferiores a 13.115 euros, reducción que disminuye conforme aumentan las rentas del trabajo hasta los 16.825 euros citados.

Muchos contribuyentes no están obligados de declarar, al tener rendimientos de trabajo inferiores a unos importes, pero se requiere no sobrepasar ciertos límites de otras rentas distintas del trabajo, como los rendimientos íntegros del capital mobiliario y ganancias patrimoniales sometidos a retención, con el límite conjunto de 1.600 euros anuales; las rentas inmobiliarias imputadas por inmuebles distintos de la vivienda habitual, rendimientos de letras del Tesoro y subvenciones para VPO o de precio tasado y ayudas públicas no exentas, con el límite conjunto de 1.000 euros anuales; o las pérdidas patrimoniales de cuantía inferior a 500 euros.

¿Tienes dudas? Consúltanos sin compromiso

City10 Grupo Inmobiliario

Fuente: Técnicos del Ministerio de Hacienda http://www.gestha.es/