Alquilar un inmueble es una fuente de ingresos importante, que puede ayudarnos a tener una economía más desahogada o a generar unos ingresos extras que podemos destinar a ahorrar, a viajar o incluso a adquirir otra vivienda.

En muchas ocasiones los propietarios no optan por alquilar el inmueble por miedo a posibles impagos o a que se deteriore el estado de la vivienda. Por ello es fundamental contar con profesionales que te asesoren y, sobre todo, te indiquen todo aquello que hay que hacer y todo lo que no hay que hacer cuando nos disponemos a arrendar una propiedad.

Por supuesto, si vas a alquiler o a arrendar una vivienda, te aconsejamos siempre elaborar un contrato lo más detallado posible. Ésta es la única forma de evitar malentendidos. Para ello, no dejes ningún dato fuera y fija si el precio del alquiler incluye o no gastos como la luz, el agua, la comunidad, si está sujetos a subidas del IPC o a posibles revisiones del precio base de forma anual o en el periodo de tiempo que se determine.

¿Qué es alquilar una vivienda?

El alquiler es, junto a la compra-venta, una de las formas que tiene una persona de disfrutar del uso de una vivienda o de cederlo. Es decir, se trata de un acuerdo entre dos partes por las que una de ellas dispone de un inmueble que pone a disposición de otra parte, que podrá disfrutarlo sin tener la propiedad.

En todo proceso de alquiler pueden diferenciarse al menos dos partes, que están definidas en el artículo 1977 del Código Civil, pero que te resumimos:

  • Arrendador: la parte arrendadora es el propietario, o sea, la que ostenta la titularidad del inmueble y lo pone a disposición de otra para su uso y disfrute.
  • Arrendatario: la parte arrendataria es la que accede al disfrute de la vivienda, es decir, el inquilino.

Tipos de alquileres

Si quieres saber cómo poder presumir de haber conseguido el alquiler perfecto de tu vivienda, sigue leyendo con atención.

Al hablar de alquiler es fundamental hacerlo de la necesidad de establecer y firmar un acuerdo que incluya las condiciones entre las partes que se comprometen a cumplir. Sí, hablamos de un contrato de alquiler que incluya conceptos tales como el importe, la posible actualización del mismo, los plazos de pago estipulados y las circunstancias que pueden llevar a la renovación o la ruptura del mismo.

Sí, las cláusulas que se incluyan en el contrato son muy importantes, por eso  es altamente recomendable recibir un asesoramiento adecuado, algo que puedes recibir en una agencia inmobiliaria con un departamento especializado en alquileres como City 10 Grupo Inmobiliario.

Pero antes de decidir poner una vivienda en el mercado del alquiler o de acudir a buscar un hogar a través de esta fórmula, hay que plantearse el tipo de alquiler que mejor se adapta a tu perfil.

A continuación, te hablamos de algunas de las diferentes modalidades de alquiler que puedes encontrar actualmente:

Alquiler de viviendas para todo el año

Si buscas alquilar tu vivienda de manera estable y encontrar a un inquilino de manera estable, has de plantearte el alquiler de tu vivienda para todo el año.

Normalmente, éste es el tipo de contratos que buscan familias o parejas que buscan establecerse de manera estable en la localidad donde tienes tu inmueble.

La persona arrendataria busca estabilidad con este tipo de alquileres, para evitarse mudanzas imprevistas a mitad del curso escolar, por ejemplo.

Alquiler de viviendas para temporada escolar

Esta opción es la que suele darse cuando el arrendador busca un perfil de arrendatario como profesores desplazados a ciudades donde no tienen afincada su residencia habitual.

Este tipo de alquiler suele estar ligado también a la ubicación de la vivienda en cuestión. De hecho, es muy habitual en localidades ligadas al turismo, donde la temporada de verano permite ofrecer el piso o la casa en alquiler a un precio de mercado mayor que del resto del año.

Este hecho tiene como positivo que puede alcanzarse una mayor rentabilidad en menor tiempo, pero al mismo tiempo evita garantizar los ingresos de manera estable. Otro inconveniente es que la alta rotación de arrendatarios suele ir ligada a una menor atención por el cuidado y el mantenimiento tanto del inmueble como del mobiliario.

Alquiler de vivienda vacacional

Esta modalidad está de moda desde hace unos años, hasta el punto de que la Administración se ha visto obligada a regular el sector. Esta opción es más habitual en zonas con un claro fin turístico, pues suele darse en localidades costeras, capitales y grandes ciudades.

El cliente potencial que se busca es el de turistas que quieren viajar sin hospedarse en hoteles, quizás buscando algo más de libertad en cuanto horarios.

En puntos donde la regulación legal está haciendo que se ejerza un mayor control para evitar competencia desleal con el sector hotelero y dedicado al hospedaje, el alquilar vacacional está provocando un alza en los precios. Incluso hay ciudades donde esta tendencia enfocada exclusivamente a turistas, en muchos casos con alto poder adquisitivo, está provocando que el alquiler sea algo más inaccesible para personas de la localidad en cuestión en algunos puntos de la misma.

Alquiler de vivienda con opción a compra

Ante el creciente precio del alquiler hasta el punto de que en muchas ocasiones se equipara al importe de una hipoteca actual, el alquiler con opción a compra está ganando adeptos.

Esta vía puede tener ventajas para ambas partes. Por un lado, el arrendador y futuro vendedor ingresa mensualmente una cantidad pactada, la cual será descontada en un porcentaje acordado del precio de venta final.

Por otra parte, para quien alquila una vivienda así, también está la ventaja de que por el importe de un alquiler al final está optando a la propiedad de una vivienda. 

En este sentido, es muy importante el contrato que se firme entre las partes, para dejar clara las condiciones. De esta manera, se estipulará el importe que ha de abonarse mensualmente, el importe del mismo que se dedica a la compra futura, el plazo después del cual habrá de acometerse la compra e incluso si hay que entregar una cantidad en concepto de entrada o señal de la futura adquisición.

Dado que estamos hablando de una operación de miles de euros y que la compra-venta de una vivienda supone una de las operaciones económicas más importantes de nuestras vidas, lo mejor es recibir el asesoramiento adecuado de un agente inmobiliario para la elaboración del contrato que ligará a las partes que forman parte de la operación.

Alquilar viviendas con o sin muebles

¿Eres de las personas que prefiere alquilar una vivienda vacía para decorarla a tu gusto? ¿Prefieres llegar a una casa amueblada? Aunque pueda parecer una cuestión menor, lo cierto es que este aspecto es muchas veces decisivo a la hora de encontrar un inmueble adecuado. Incluso tiene influencia sobre el precio final del alquiler.

Ventajas de un alquiler de viviendas con muebles

Alquilar un piso o una casa amueblada te evitará gastos como la mudanza de tu propio mobiliario. Eso en el caso de que ya lo tengas.

Si no es así y no cuentas con tus propios muebles, otra ventaja es el ahorro de la inversión de que tendrás que hacer para equipar tu piso.

Otra ventaja de esta opción es que un hipotético traslado no conllevará tener que pensar en qué hacer con tus muebles. Afrontar una mudanza para trasladar tus propiedades o tener que venderlos por requisito de la propiedad, conlleva un gasto de dinero o de tiempo y quebraderos de cabeza.

Ventajas de un alquiler de viviendas sin muebles

Quizás la mayor ventaja de alquilar una vivienda sin amueblar es que podrás personalizarla y darle tu toque personal.

Hay personas para las que resulta incómodo usar en su día a día mobiliario que ha sido usado ya por terceras personas. Esto, unido a que el mobiliario igual no casa con tus gustos, puede hacer que la adaptación a tu nueva vivienda de alquiler sea más complicada.

Eso sí, no contar con muebles alquilados te dará la posibilidad de contar justo con lo que necesites. Es cierto aquello de que en muchas viviendas alquiladas hay más muebles de los que necesitas en tu día a día.

¿Qué ventajas tiene recibir asesoramiento para alquilar una vivienda?

Desde nuestra experiencia, podemos indicarte que confiar en un grupo inmobiliario como City 10 puede ayudarte mucho ya sea para la búsqueda de un inmueble como si quieres conseguir al inquilino ideal.

Si contactas con nuestro departamento de alquileres, entrarás a formar parte de nuestra base de datos, con lo que recibirás información puntual sobre inmuebles de su interés. Y si eres propietario, te ahorraremos mucho tiempo, ya que filtramos, es decir, solo concertamos citas con clientes que reúnan las condiciones requeridas.

Y lo más importante, garantizamos el cobro del alquiler en el caso de impago, pues dentro de nuestros servicios incluimos la posibilidad de contar con un seguro que cubrirá tanto las deudas como los gastos del abogado.

¿Sabes ya cómo poder presumir de haber conseguido el alquiler perfecto de tu vivienda? Si quieres alquiler bien y seguro, contacta con nosotros.

Comparte esta publicación