El impuesto de plusvalía municipal ha sido en los últimos meses noticia tras la sentencia del Tribunal Constitucional donde se anulaba este impuesto cuando su coste supera el beneficio gravado, es decir, en aquellos casos en los que no hay ganancia por la venta de una propiedad, un bien inmueble.


Si se compra por 100 y se vende por 80, ahí existe una pérdida por lo que no habría que pagar plusvalía municipal. Pero ¿qué pasa en esos casos en que existe un beneficio, donde se compra por 80 y se vende por 100? Cuando ese beneficio adquirido por la venta es inferior a lo que el ayuntamiento está pidiendo por el impuesto de plusvalía, se consideraría inconstitucional al ir en contra del principio de capacidad contributiva y económica. Según el Tribunal Constitucional, este impuesto no te quita una parte de tus ganancias sino que te hace pobre, al obligar a pagar más impuestos de lo que se ha ganado con la venta.

Grupo de viviendas. Autor: «Asqueladd, Wikimedia Commons, CC-BY-SA 3.0 License»

La anulación de la plusvalía por parte del Alto Tribunal ha sido aprobada por unanimidad, aunque la medida no tiene carácter retroactivo, por lo que solo se puede reclamar la devolución del importe en aquellos casos en que no sean firmes, es decir, cuando se ha recurrido a la administración en plazo y el procedimiento sigue vivo.

Además, en una sentencia anterior del Tribunal Supremo se advertía que, acreditado por parte del contribuyente que no hay una ganancia, es el ayuntamiento el que, primero, tiene que demostrar que el método que está utilizando el contribuyente -si esa escritura es pública- es mentira, y una vez demostrado, debe demostrar también que ha tenido una ganancia.

¿Tienes dudas? Consúltanos sin compromiso

Comparte esta publicación